Seguramente todos hemos escuchado sobre la Responsabilidad Civil y que es obligatorio, pero como funciona y en que casos nos respalda. En Seguros Atlas te ayudamos a aclarar tus dudas.

Empecemos definiendo que es la Responsabilidad Civil

La Responsabilidad Civil es la obligación legal que tiene una persona en reparar los daños causado injustamente a otra. Esta obligación tiene su origen en lo que la ley viene a llamar hechos ilícitos. Estos hechos pueden ser considerados bien de forma penal o de forma civil, si bien no son merecedores de una condena penal sí que obligan a reparar el daño causado.

La responsabilidad civil nace en sus inicios con el objetivo de moralizar las conductas más que de reparar los daños. Más adelante, como consecuencia de la gran cantidad de accidentes de trabajo primero, la grave consecuencia de las instalaciones eléctricas, y por último la aparición de los vehículos a motor, nació la necesidad de resarcir el daño.

De este modo nace la obligación de reparar el daño causado con la excepción del supuesto en la que la responsabilidad recaiga exclusivamente en la propia víctima.

Diferencias entre responsabilidad civil y penal

La Responsabilidad Civil y la Responsabilidad Penal tienen objetivos muy diferentes. En el caso de la responsabilidad civil lo que se pretende es reparar el daño que una persona haya podido sufrir por la comisión de un acto, mientras que la responsabilidad penal tiene una finalidad punitiva, pretende castigar o sancionar a aquella persona que ha llevado a cabo un acto contra el ordenamiento jurídico pero también resocializadora, al tratar de que quien haya vulnerado la ley pueda reinsertarse en la sociedad una vez cumplida la pena impuesta por la comisión de un delito .

Así, la Responsabilidad Civil suele concretarse en el pago de una cantidad para compensar el daño, mientras que la responsabilidad penal, aunque también puede conllevar una sanción económica, suele traducirse en una pena de privación de libertad.

Cuando la pena impuesta incluye el pago de una multa, hay que distinguir entre la cuantía de ésta, que se deriva de la responsabilidad penal, y la cuantía de la reparación establecida en la responsabilidad civil. La primera se establece en base a la gravedad del hecho, y normalmente, se abona al estado, mientras que la segunda se calcula en base a lo que los tribunales entienden como adecuado para reparar el daño ocasionado por quien cometió el delito a los perjudicados. Esta cantidad es la que se deberá de pagarse en concepto de responsabilidad civil a dichos afectados. Ambas obligaciones coexisten y deben ser satisfechas por la persona que ha vulnerado la ley.

Cobertura de Responsabilidad Civil que cubre:

Esta cobertura ampara la Responsabilidad Civil en que incurra el conductor del vehículo asegurado cuando, al conducirlo, cause daños a terceros en sus bienes o sus personas.

Un seguro de Responsabilidad Civil, o de daños a terceros, tiene como finalidad proteger los daños que se ocasionan por un accidente de automóvil a terceros: ya sea otros automóviles, mobiliario urbano o bien a otras personas.

La obligatoriedad de este seguro implica que se cuente con una cobertura mínima de 50 mil pesos para los casos en los que se dañan objetos materiales y en el caso de daños a personas, una cobertura de 100 mil pesos, ya sea por lesiones o fallecimiento.

En Seguros Atlas esperamos que con esta informacion aclaremos tus dudas, es por eso que todos debemos contar con un seguro mínimo de Responsabilidad Civil.

Con nosotros estarás protegido en Responsabilidad Civil, esta es la cobertura más sencilla que Atlas Seguros te ofrece, pues en caso de provocar daños a terceros en bienes o personas, estarás amparado hasta por $100,000. Recuerda que esta póliza es la mínima requerida para poder transitar en todas las carreteras de la República Mexicana.